PRUEBA DE FUNCIÓN PULMONAR

Las pruebas de función pulmonar se solicitan habitualmente para:

Evaluar síntomas y signos de una enfermedad respiratoria
Estudiar la evolución de una enfermedad respiratoria
Controlar la eficacia de un tratamiento
Detectar pacientes en riesgo tales como fumadores o personas que trabajan en ambientes expuestos a sustancias tóxicas o irritantes de la vía aérea
Evaluar los posibles efectos tóxicos de ciertos medicamentos

Espirometría

18731252_5
La espirometría es una técnica de exploración funcional pulmonar que evalúa volúmenes y flujos pulmonares poniéndolos en relación entre sí y/o con el tiempo necesitado para la realización de la prueba

Curva Flujo-Volumen
fig3_flujo_volumen

Relaciona el flujo de aire que se produce para cada volumen de aire que va siendo expulsado. Los espirometros de flujo-volumen realizan fase espiratoria e inspiratoria. En el asma tiene interés la fase espiratoria, si bien la fase inspiratoria puede ayudar en el diagnóstico diferencial de cuadros obstructivos intra y extrapulmonares.

PEF
te7003-lh5551437-main_full

El índice de flujo espiratorio máximo es un valor que guarda relación con el VEF1 de la Espirometría, que nos permite conocer el estado de las vías respiratorias de gran calibre. Pruebas de provocación bronquial. La confirmación del diagnóstico de Asma se establece por por la exploración funcional que detecta de forma objetiva la obstrucción bronquial y su reversibilidad. En la prueba de metacolina o histamina se hace inhalar alguna de estas sustancias a concentraciones progresivas, repitiendo la espirometría en cada concentración. La prueba se considera positiva si se detecta una caída del FEV1 superior al 20% respecto al valor basal. La obstrucción provocada revierte tras la administración de un beta-adrenérgico inhalado.

Análisis de gas espirado: CO ( Monóxido de carbono )

La medición del CO exhalado permite estudiar la evolución de los pacientes fumadores y también medir el riesgo de los fumadores pasivos. En las enfermedades respiratorias se encuentan niveles elevados de CO y en algunas de ellas pueden volver a niveles normales después del tratamiento.

El monóxido de carbono es un mediador endógeno, cuya medición se ha utilizado en los pacientes con asma como un indicador de la respuesta de los pacientes al tratamiento.
Su medición también es de gran utilidad en pacientes portadores de Enfermedad Bronquial Obstructiva Crónica fumadores o exfumadores ya que permite controlar la evolución de la enfermedad.
En la rinitis alérgica también se encuentran niveles elevados de CO durante los períodos en que aumenta la alergia y disminuyen cuando la enfermedad se encuentra controlada.

Saturación O2

Es una técnica no invasiva para medir el porcentaje de saturación de la hemoglobina arterial de la sangre a través de la piel.

Exámen de Motilidad Ciliar

Muchos niños tosen o tienen mucosidad nasal y eso es un hecho normal. Sin embargo, existe una entidad clínica difícil de diagnosticar en la que estos son los únicos síntomas. Se trata de la diskinesia ciliar primaria. En la población general, 1 de cada 15.000 niños presenta esta afección. Se trata de lactantes que desde los primeros días de vida presentan mucosidad nasal y tos húmeda persistente. En ocasiones también se asocia a otitis media secretora.
El diagnóstico de esta afección requiere una biopsia de la mucosa nasal.
Sin embargo, existe un examen sencillo de la motilidad ciliar denominado Examen de Sacarina que permite diferenciar a los pacientes que pudieran tener esta afección.
Este examen también es útil para estudiar la alteración de la motilidad ciliar que se produce en los pacientes que han presentado una sinusitis, ya que si no se recupera la motilidad ciliar oportunamente existe el riesgo de contraer una nueva infección.